PROYECTO CARAMANTA: GEOLOGÍA

Geología regional

La Cordillera de los Andes en Colombia comprende tres ramales montañosos independientes, debajo de los cuales yace una serie de arcos magmáticos que se dispusieron a lo largo del margen oeste de América del Sur durante el período que abarca desde el Jurásico hasta el Mioceno. La subducción que se produjo a lo largo del margen continental de tipo andino durante el Jurásico, dio paso a la acreción de terrenos alóctonos en forma de arcos insulares durante el Cretácico y Terciario. La afinidad calcoalcalina del magmatismo relacionado con la subducción predominante durante todo este período y combinada con el complejo sistema estructural polifásico de compresión, generó un entorno metalogenetico óptimo para la formación de los grandes depósitos de oro. El proyecto Caramanta se encuentra ubicado en el flanco este de la Cordillera Occidental adyacente a la Depresión Cauca-Patía.

En la Cordillera Occidental predominan potentes secuencias cretácicas volcano sedimentarias tipo flischoide o turbiditas, intruidas por rocas intrusivas plutónicas e hipabisales durante el Cenozoico Inferior y Superior. Las interpretaciones más recientes sobre la evolución de la Cordillera Occidental de los Andes del norte tienen en cuenta la union y acreción de los terrenos oceánicos del Cretácico en el margen continental oeste de América del Sur, proceso que comenzó durante Cretácico Superior. La Cordillera Occidental se puede considerar que consta de dos segmentos: una parte sur que está formada por al menos tres terrenos oceánicos diferentes incorporados durante el Cretácico y una parte norte que abarca la zona del Chocó que forma parte del Arco de Panamá, incluyendo los terrenos de Baudó, Cañasgordas y el Batolito Mistrato, con afinidad calcoalcalina y generalmente composición tonalítica. Estas estructuras delimitan la formación de los arcos de islas generados a partir de la corteza oceánica antes de su choque con el norte de Colombia en el Neógeno. El magmatismo del sector sur está más restringido a nivel volumétrico, manifestándose como plutones de tonalita del Eoceno que aparecen en la parte centro-sur de la Cordillera Occidental (Batolito de Piedrancha) y a los pequeños cuerpos porfiríticos de diorita y granodiorita del Neógeno dispersos en todo el sector.

Geología local

La Depresión Cauca-Patía separa las Cordilleras Central y Occidental e incluye el complejo sistema de fallas Cauca-Romeral, que representa la zona de sutura del Cretácico entre los metasedimentos paleozoicos del zócalo continental hacia el este y una secuencia de arcos insulares de corteza oceánica incorporados durante el Cretácico hacia el oeste. La depresión registra una sedimentación clástica intermontana y marina poco profunda y una actividad volcánica que comenzó en el Eoceno. Es una característica esencial desde el punto de vista metalogénetico, ya que se convirtió en el eje de migración hacia el este de la actividad magmática que comenzó en el Oligoceno-Mioceno, debido a la reactivación del sistema de la falla Romeral. Contiene una gran cantidad de intrusiones porfiriticas hipabisales de composición diorítica a granodiorítica, relacionadas con la mineralización del oro en la región, que intruyen el basamento metamorfico del Paleozoico generalmente reducido; además, en forma discordante le sobreyacen secuencias volcánicas y sedimentarias del Paleógeno (formaciones Amagá y Combia), que se presentan en toda su extensión. El reciente análisis de los perfiles de reflexión sísmica indica que el basamento Paleozoico y las secuencias de sedimentos clásticos de la parte sur de la depresión sufrieron plegamiento y fallamiento , tanto antes como después de la intrusión porfirítica hipabisal.

En general, se puede inferir el desarrollo de la Depresión Cauca-Patía en tres etapas: (i) el margen costero y la cuenca intramontana recibieron sedimentación clástica de las cordilleras Central y Occidental emergentes (ii) como zona de compresión del antepaís: en respuesta a la colisión de terrenos oceánicos del Cretácico con el margen Pacífico Colombiano y (iii) como depresión axial de los arcos o como zona de poca extensión delimitando el eje termal del magmatismo calcoalcalino del Mioceno.